Rajoy anunció que con su reforma laboral crearía 600.000 parados más en 2012. Dos meses después ya ha creado 375.000. La eficiencia del gallego queda fuera de toda duda y posiblemente sea capaz de superar todas nuestras expectativas a cierre de ejercicio. ¿Cuándo ha tenido España un presidente tan capacitado?.

 

El balance de Mariano no es casual y como en toda buena gestión, el éxito se compone de muchas pequeñas acciones. Lo acertado de las herramientas se resume en una reforma laboral meditada y enfocada de raíz a la destrucción de empleo, unos recortes en inversión estatal bien direccionados, capaces de poner el acento justo en la sílaba correcta y un aprovechamiento y fomento de la cotracción del crecimiento para adelantar terreno en el cumplimiento de su objetivo.

No es fácil superar el plan, pero lejos de amedrentarse, Mariano nos propone subir el IVA e incidir en los recortes de cara al año que viene. Todos a una.  Sin Maricomplejines. Apoyemos a nuestro presidente en “su lucha” por complacer las necesidades de la banca nacional y de Ángela Merkel.