Parece que no bajará el Olentzero a darnos yuyu, pero sigue siendo complicado que los cerdos vuelen, o al menos que su vuelo sea largo. El PNV ha ganado las elecciones con 5 o 6 escaños de diferencia sobre el PSOE y eso aún hace más difícil un acuerdo PNV/PSOE con López como Lehendakari. Los siguientes pasos del lehendakari en funciones están claros; iniciará una ronda de contactos empezando por la segunda fuerza más votada para formar gobierno. No es casual. Ibarretxe quiere que quede clara la negativa de López a apoyar un gobierno estable en época de crisis, y a pactar con un partido que es la primera fuerza en Euskadi y con el que ya ha gobernado. Si, como todo parece, esa negativa se produce, la opción que le queda al socialista es la de llegar a un acuerdo con el PP y tal vez hasta con UPyD para llegar al gobierno. Sobre todos esos problemas ya hemos hablado. La amenaza para los socialistas no es tanto la de perder el apoyo del PNV en Madrid, como el desgaste de ese hipotético gobierno en Euskadi. Si López decide avanzar por ese camino, será tortuoso; máxime cuando ya ha dicho que no reeditará frentismos.

 

La siguiente opción, la del gobierno en minoría con apoyos puntuales del PP e incluso de Rosa Díez también es complicada. Si el PSOE no consigue el escaño que le falta, lo de UpyD va a levantar ampollas, incluso entre los propios votantes socialistas y a la larga creará inestabilidad por los intereses propios de cada partido. No se si dos son multitud, pero en este caso 3 serían muchedumbre. Solo queda aderezarlo con la crisis económica más importante desde el 29 para tener el escenario completo. Lo cierto es que los gobiernos inestables en las épocas inestables no suelen durar mucho.

 

Personalmente creo que con todo López tratará de formar gobierno; máxime cuando el PSOE acaba de perder Galicia.  Claro que también creía que Ibarretxe sería lehendakari y que Aintzane Ezenarro estaba verde. Vamos que en estas elecciones los análisis no están siendo malos, pero en cuanto a las predicciones no estoy dando ni una.